Madrid   14-12-2018   
email

Ver otros consejos >>

El Camino del Éxito está en el Carril Rápido

Tienes éxito según la calidad de tu trabajo, la cantidad de trabajo que puedas hacer y un factor más: la velocidad. ¿Cómo de rápido puedes ir?

“LA RAPIDEZ DEL FLUJO DE PARTÍCULAS POR SÍ SOLA DETERMINA EL PODER”. L. Ronald Hubbard

El poder y el progreso de nuestra sociedad están basados en la velocidad. Cuando tu flujo de partículas (información, servicios, mercancías y demás) es lento, el resto del mundo pasa dejándote atrás.

Por ejemplo: ¿puedes imaginarte trabajar sin ordenador, teléfono, aparato de fax o Internet? ¿Puedes imaginarte viajar sin coche o sin avión?

Imagínate estar en un mundo donde el telégrafo y el ferrocarril fueran las principales mejoras.

La Velocidad en los Negocios

La velocidad del flujo de partículas determina el poder de un negocio. Cuanto más deprisa se mueven las partículas (servicios, ventas, pagos, entrega y demás), más próspero se vuelve.

Por ejemplo: quieres comprar moqueta para tu casa. Dos empresas venden la moqueta exacta que quieres.

Una dice: “Podemos instalarla en seis semanas”, y la otra dice: “Podemos instalarla mañana”. ¿A cuál eliges?

Si el precio y la calidad son comparables, la empresa que puede entregar la mercancía más deprisa siempre gana al final. En muchos casos, la velocidad es más importante que la calidad o el precio.

Por ejemplo: los tomates maduros frescos de Méjico en Febrero puede que cuesten más, pero se agotan rápidamente. Sin una entrega rápida, son incomibles.

Imagínate un servicio rápido en todas las áreas.

Puedes llamar y decir: “Hola, llamaba para ver si podían enviarme a alguien para que me arregle la caldera”.

La empresa de calderas dice: “¿Está bien en diez minutos?”.

Llamas a tu dentista y preguntas: “¿Cuándo es lo antes que puedo ver al dentista?”.

La recepcionista dice: “¿Qué le parece hoy a la una en punto?”.

Llamas a un vendedor de coches y dices: “Me gustaría un Mercedes 450SL Azul Marino de 2003 con tapicería de cuero blanca y el depósito lleno”.

El vendedor dice: “Está aquí mismo. Puede recogerlo o podemos entregárselo dentro de una hora”.

Los propietarios de negocios que se eternizan en tomar decisiones pronto pierden dinero. Los gestores que pueden detectar problemas y corregirlos en cosa de minutos son valiosos y difíciles de encontrar. Los trabajadores que se mueven como un rayo son ascendidos rápidamente.

Las empresas que pueden cambiar velozmente su dirección son las que más éxito tienen. Por ejemplo: las cadenas de librerías no empezaron a vender libros por Internet hasta que Amazon.com estuvo en el negocio durante el tiempo suficiente para desarrollar sus sistemas y acaparar el mercado. Las cadenas de librerías perdieron millones de dólares porque tardaron demasiado en actuar.

Éxito Personal

¿Cómo de rápidamente puedes mover las partículas (comunicaciones, proyectos, servicios, etc.) en tu vida o en tu trabajo? ¿Cómo eres de rápido?

Cuando esperas, evitas y pones excusas, acabas con tu velocidad. Retrasas tu éxito.

Cuando respondes rápidamente, actúas sin retraso y completas las tareas más deprisa que ningún otro, tienes poder.

Por ejemplo: las graduadas de enseñanza secundaria Lina y Cris quieren hacerse profesoras.

Lina dice: “Me esperan todos estos años de escuela. Me voy a tomar un año sabático para recorrer Europa en bicicleta antes de empezar”.

Cris dice: “Estoy deseando enseñar. Voy a tomar clases este verano y me sacaré el título en tres años”.

¿Quién crees que llegará a ser la directora de la otra?

El único camino hacia un éxito considerable está en el carril rápido.

Diez Consejos para Acelerar tu Éxito

1. Acomete los proyectos lo antes posible.

2. Actúa deprisa en las oportunidades. Si ves lo que quieres, lánzate a por ello antes de que pierdas la ocasión.

3. Exígete a ti mismo andar más deprisa, hablar más deprisa, leer más deprisa y moverte más deprisa.

4. Mantén tu velocidad a base de buenos hábitos: duerme suficiente, come bien, haz ejercicio con regularidad, etc.

5. Reduce o aparta a las personas o cosas que te retrasan o te impiden moverte deprisa.

6. Siempre que pienses que algo no se puede hacer deprisa, pregunta: “¿Por qué no?”.

7. Busca constantemente métodos más rápidos para obtener el mismo resultado.

8. Envía y devuelve las comunicaciones con el menor retraso posible.

9. Fija fechas límite estrictas para completar las tareas y cumple con ellas.

10. Ponte retos a ti mismo aceptando más trabajo que nunca y haciéndolo en menos tiempo que nunca.

Puede visitar nuestra sección de Venta de Libros y Materiales On Line o puede consultar más Consejos para el Éxito.


©2004-2007 Congregación de Scientology de España. Todos los derechos reservados. Para información sobre marcas registradas - Política de Privacidad

C/ Cambrils 19 - 28034 - Madrid - España