Madrid   14-12-2018   
email

Ver otros consejos >>

Eres un Profesional

El modo en que miras, hablas, escribes, actúas y trabajas determina si eres un profesional o un aficionado. La sociedad no pone énfasis en la importancia de la profesionalidad, así que la gente tiende a creer que el trabajo de aficionado es normal. Muchos negocios aceptan resultados que no son nada buenos.

Hay graduados de enseñanza secundaria que no saben leer. Puedes fallar el 15% de las respuestas de un examen de conducir y aun así conseguir el carnet de conducir. “Simplemente ir tirando” es una actitud que mucha gente acepta. Pero es la actitud de los aficionados.

“Nunca hagas nada como si fueras un aficionado.

“Cualquier cosa que hagas, hazla como un profesional, con el estándar de un profesional.

“Si tu intención es interesarte sólo superficialmente en cualquier cosa que lleves a cabo, acabarás con una vida superficial. No habrá en ella ninguna satisfacción porque no habrá una producción real de la que puedas sentirte orgulloso.

“Desarrolla en ti la disposición de ánimo de llevar a cabo cualquier cosa que hagas como un profesional, y asciende hasta adquirir estándares profesionales en ella.

“Nunca permitas que se diga de ti que viviste una vida de aficionado.

“Los profesionales ven las situaciones y resuelven lo que ven. No son diletantes aficionados.

“Así que aprende esto como la primera lección sobre la vida: los únicos seres con éxito en cualquier campo, incluyendo el del propio vivir, son los que tienen un punto de vista profesional, se convierten en profesionales ellos mismos y lo SON”. L. Ronald Hubbard

Un profesional aprende cada aspecto del trabajo. Un aficionado se salta el proceso de aprendizaje siempre que sea posible.

Un profesional descubre cuidadosamente lo que se necesita y se desea. Un aficionado presupone lo que otros necesitan y desean.

Un profesional tiene un aspecto profesional, y habla y viste como tal. Un aficionado es descuidado en su aspecto y manera de hablar.

Un profesional mantiene su área de trabajo limpia y ordenada. Un aficionado tiene un área de trabajo desordenada, confusa o sucia.

Un profesional está centrado y tiene las ideas claras. Un aficionado está confuso y distraído.

Un profesional no permite que se cuelen errores. Un aficionado hace caso omiso de los errores o los esconde.

Un profesional se lanza a las tareas difíciles. Un aficionado trata de eludir el trabajo difícil.

Un profesional completa proyectos lo más pronto posible. Un aficionado está rodeado de trabajo sin terminar amontonado encima de trabajo sin terminar.

Un profesional se mantiene equilibrado y optimista. Un aficionado se trastorna y presupone lo peor.

Un profesional maneja el dinero y las cuentas con mucho cuidado. Un aficionado es chapucero con el dinero o las cuentas.

Un profesional afronta los trastornos y problemas de otras personas. Un aficionado evita los problemas de los demás.

Un profesional usa tonos emocionales superiores: entusiasmo, alegría, interés, conformidad. Un aficionado usa tonos emocionales inferiores: enojo, hostilidad, resentimiento, miedo, víctima.

Un profesional persiste hasta que se alcanza el objetivo. Un aficionado se rinde a la primera oportunidad.

Un profesional produce más de lo que se espera. Un aficionado produce justo lo suficiente para ir tirando.

Un profesional produce un producto o servicio de gran calidad. Un aficionado produce un producto o servicio de una calidad entre mediana y baja.

Un profesional gana una paga elevada. Un aficionado gana una paga baja y siente que es injusto.

Un profesional tiene un futuro prometedor. Un aficionado tiene un futuro incierto.

El primer paso para convertirte en un profesional es decidir que ERES un profesional.

¿Eres un profesional?

Puede visitar nuestra sección de Venta de Libros y Materiales On Line o puede consultar más Consejos para el Éxito.


©2004-2007 Congregación de Scientology de España. Todos los derechos reservados. Para información sobre marcas registradas - Política de Privacidad

C/ Cambrils 19 - 28034 - Madrid - España