Madrid   23-11-2017   
email

Ver otros consejos >>

Cómo Romper Malos Hábitos

Si puedes romper malos hábitos, tendrás mucho más éxito.

Por ejemplo: los hábitos de gastar mal el dinero obstaculizan tu éxito financiero. Dejar las cosas para más tarde reduce tu ingreso. Actuar como una víctima hace que la gente te evite.

La mala salud a menudo está causada por fumar, beber, drogas, hábitos de comer mal o falta de ejercicio. Cuando rompes estos malos hábitos, te sientes mejor y vives más.

Los malos matrimonios a menudo están causados por malos hábitos, como la deshonestidad, la falta de respeto y los engaños. Cuando rompes estos hábitos, tú y tu cónyuge disfrutáis de un matrimonio más feliz.

Los ingresos bajos a menudo están causados por malos hábitos, como una mala concentración, cambios de ánimo y pereza. Cuando rompes estos hábitos, consigues hacer más en menos tiempo, lo cual es esencial para aumentar tu paga.

Desde el fumar hasta el mentir, desde la desorganización hasta jugarte el dinero, puedes parar cualquier comportamiento que sea malo para ti y tu éxito.

Tomando el Control

Tú puedes controlarte. Por ejemplo: tú eres quien controla tus brazos y tus piernas. Tú decides qué decir. Tú eres el que toma la decisión final sobre adónde va tu cuerpo.

En otras palabras, los hábitos no te los imponen otros. Los hábitos son una cuestión de auto-control.

“El control puede subdividirse en tres partes distintas. Estas partes son comenzar, cambiar y parar.

“Un hábito es simplemente algo que uno no puede parar.

“Cuando uno pierde la capacidad de parar algo, esa cosa hasta cierto punto se ha vuelto su amo.

“El origen de todo frenesí, impotencia, incompetencia, ineficiencia y otros factores indeseables en un empleo se puede encontrar en incapacidades para comenzar, cambiar y parar cosas”. – L. Ronald Hubbard
, de Los Problemas del Trabajo

Si no puedes controlar un hábito, el hábito se vuelve tu amo.

Por ejemplo: decides dejar de tomar azúcar. Crees que puedes comenzar, cambiar y parar el hábito sin ningún problema. Así que pasas dos días sin tomar azúcar. Sientes que tienes el control.

Pero entonces el impulso coge las riendas y tú ya no estás al mando. Donuts para desayunar, caramelos con el almuerzo, tarta después de la cena y galletas frente a la televisión por la noche. Sencillamente no puedes dejar de tomar azúcar. El impulso de tomar azúcar es tu amo.

Controla un Hábito para Romper un Hábito

“El control consiste exclusivamente en comenzar, cambiar y parar. No hay otros factores en el control positivo. Si uno puede comenzar algo, cambiar su posición en el espacio o su existencia en el tiempo y pararlo –todo ello a voluntad–, puede decirse que lo controla, sea lo que sea”. L. Ronald Hubbard

Así pues, ¿cómo puedes aumentar tu autocontrol?

Mejora tú mismo tu capacidad de comenzar, cambiar y parar.

¿Qué puedes comenzar respecto al mal hábito? Por ejemplo: decides comenzar a tomar azúcar a mediodía un día, a las 14:00 el día siguiente y a las 21:00 el tercer día. Tú decides cuándo comenzar a tomar azúcar durante el día.

A continuación, cambias algunas cosas sobre el mal hábito. Comes más miel y fruta. Comes dulces para desayunar o donuts para cenar. Cambias el hábito con éxito.

Finalmente, encuentras maneras de parar el hábito. Por ejemplo: para de comer donuts para siempre. Para de comer galletas por la noche por una noche. Come sólo media barrita de dulce y luego tírala. Al cabo de varios días, paras el hábito con éxito.

Según sigues comenzando, cambiando y parando el hábito, resulta cada vez más fácil. Notas que tienes más control del hábito hasta que te das cuenta de que has dominado el hábito.

Entonces rompes el hábito para siempre.

Puede visitar nuestra sección de Venta de Libros y Materiales On Line o puede consultar más Consejos para el Éxito.


©2004-2007 Congregación de Scientology de España. Todos los derechos reservados. Para información sobre marcas registradas - Política de Privacidad

C/ Cambrils 19 - 28034 - Madrid - España