Madrid   23-11-2017   
email

Ver otros consejos >>

¡Para la Confusión!

No puedes tener éxito si estás confuso. La confusión inutiliza tu formación, tus destrezas y tu experiencia. En todo fracaso que hayas tenido alguna vez había alguna confusión.

Por ejemplo: quieres ganar más dinero. Así que tomas una clase de informática y aprendes a usar algunos programas básicos. Adquieres la formación necesaria para ganar más dinero, pero como estás confuso respecto a cómo conseguir un empleo mejor, no haces nada.

Otro ejemplo: quieres educar a tu hijo adolescente para que sea feliz y tenga éxito. Un día encuentras unas pastillas extrañas y marihuana en su habitación. Quieres castigarle, pero odias cómo tus padres te castigaban a ti. Así que te quedas confuso e ineficiente.

La confusión te hace pararte y preocuparte. Te desquicia y para tu progreso. Te hace sentirte estúpido.

Si tu jefe dice “¡Estás despedido!” o tu cónyuge dice “Quiero el divorcio”, la confusión puede dejarte hecho polvo durante semanas.

La confusión te hace renunciar a tus metas. Te pones de acuerdo con aceptar las limitaciones y barreras de la vida. Paras de intentar avanzar. Te conformas con menos.

Afortunadamente, puedes eliminar las confusiones.

La Confusión y el Dato Estable

En el capítulo dos del libro Los problemas del Trabajo, L. Ronald Hubbard te muestra cómo puedes eliminar las confusiones con tan sólo agarrar una parte de la confusión.

“La operadora de la centralita, que recibe diez llamadas a la vez, resuelve la confusión clasificando –correcta o incorrectamente– una llamada como la primera que va a recibir su atención. La confusión de diez llamadas a la vez se vuelve menos confusa en el instante en que ella selecciona una llamada que contestar.

“Mientras uno no seleccione un dato, un factor, un elemento en una confusión de partículas, la confusión continúa. Esa única cosa seleccionada y utilizada se convierte en el dato estable con respecto al resto”. – L. Ronald Hubbard (Dato: un hecho o un fragmento de información. Factor: elemento o ingrediente).

Ejemplo: Después de un año en tu primer trabajo en el Taller de Reparación de Coches de Tomás, este se jubila y el taller echa el cierre. Cuando te enteras de esto, te sientes confuso ya que nunca has tenido otro trabajo. La cabeza te da vueltas con demasiados pensamientos. Te quedas sentado en casa y te preocupas.

Así que seleccionas una sola cosa como tu dato estable: “Soy un gran mecánico. Puedo reparar cualquier cosa”. De repente te relajas. La cabeza deja de darte vueltas. “¡Soy un GRAN MECÁNICO!”.

Como ya no te sientes confuso, sino que te sientes con confianza, consigues un gran empleo reparando aviones en United Airlines.

Otro ejemplo de esto: los padres de Julia la mandan a la universidad. Quieren que se haga médico, pero ella deja la facultad de medicina para hacerse planificadora de fiestas. Sus padres están furiosos con ella. Le gritan por teléfono y luego se niegan a hablar con ella. Como sus padres nunca habían estado así de enfadados, Julia se queda muy confusa. No puede pensar en sus padres, la escuela, la planificación de fiestas o su futuro sin ponerse confusa.

Al principio renuncia a todo y se queda en la cama todo el día. Pero luego selecciona un dato estable: “Estoy segura de que en el fondo de su corazón, mis padres todavía me quieren a pesar de nuestro desacuerdo”. Ya no se siente confusa y sabe qué hacer. Envía a sus padres un bonito mensaje sobre el tiempo por correo electrónico e incluye una foto de su gato. Su padre la contesta, le da las gracias por el mensaje y le dice que lo sienten y que la apoyarán en cualquier carrera que quiera hacer.

No importa qué confusión esté bloqueando tu éxito, la técnica de “la Confusión y el Dato Estable” puede aclarar tu mente y ayudarte a tomar medidas positivas.

Intenta Estos Tres Fáciles Pasos

Puedes usar esta técnica de muchas maneras. Por ejemplo: puedes resolver una confusión decidiendo sobre tu siguiente acción:

1. Pon por escrito un problema, situación o proyecto que esté en tu mente. Puede ser cualquier cosa que sea difícil, esté desorganizada o cause confusión.

2. Pon por escrito el resultado que deseas lograr.

¿Cuál es la conclusión óptima? Si todo va bien, ¿qué pasará con este problema, situación o proyecto? ¿Qué te haría sentir que resolviste el problema o completaste el proyecto?

3. Finalmente, pon por escrito el SIGUIENTE PASO DE ACCIÓN FÍSICA que necesitas dar. Este es tu dato estable.

¿Qué puedes hacer? ¿Qué acto te acercará más a la condición óptima? Si no tuvieses otra cosa que hacer aparte de trabajar en este proyecto, ¿qué cosa en particular harías?

“Programar una reunión” es demasiado vago. En lugar de eso, sé más concreto. Ejemplo: “Decir a Juan que encuentre el expediente de García”. “Ver el vídeo de formación”. “Comprar una caja de carpetas”. “Hacer diez llamadas antes del mediodía”. “Limpiar el armario”. “Enseñar a Mariana a contestar el teléfono con cortesía”.

Seleccionar una acción concreta te pone al frente. Sientes cierto control sobre la situación. Ni siquiera tienes que hacer la acción; tan sólo idearla te da un dato estable y hace que vuele la confusión.

Por ejemplo: tus finanzas son un caos. No sabes cuánto dinero tienes ni a quién le debes. Tus facturas no se pagan a tiempo. Estás tan preocupado o confuso que evitas el problema.

Tómate un minuto y pon por escrito lo siguiente:

“1. Situación: Mis finanzas son un caos total”.

“2. Objetivo: Organizar mis finanzas para pagar mis deudas adecuadamente”.

“3. Paso de Acción: Antes de hacer nada más, ve al banco y abre una nueva cuenta corriente”.

De repente tu cabeza se aclara. Ya no estás preocupado por la gran confusión; simplemente te centras en abrir una nueva cuenta bancaria. Seleccionas un dato estable y paras la confusión.

Cualquier paso de acción puede actuar como el dato estable: “Comprar una calculadora”. “Meter todas mis facturas en una carpeta”. “Cortar en pedazos mis tarjetas de crédito”. El paso de acción ni siquiera tiene por qué ser el MEJOR paso de acción para eliminar la confusión; cualquier paso de acción o cualquier dato estable está bien.

Has seleccionado correctamente un dato estable cuando ya no te sientes confuso.

Beneficios

* Idear un dato estable para la confusión te ayuda a organizar tus pensamientos.
* Tan pronto como tengas tiempo para trabajar en el proyecto, tienes un punto de partida.

Puedes centrarte en un acto específico, no en un gran lío nebuloso.

* Sientes menos estrés y más confianza.
* Te sientes motivado y con energía para tomar medidas.
* Te vuelves más listo; tomas mejores decisiones.
* Estás un paso más cerca de tus metas y tu éxito definitivo.

Así pues, ¿qué confusiones están parando tu éxito?

Puede visitar nuestra sección de Venta de Libros y Materiales On Line o puede consultar más Consejos para el Éxito.


©2004-2007 Congregación de Scientology de España. Todos los derechos reservados. Para información sobre marcas registradas - Política de Privacidad

C/ Cambrils 19 - 28034 - Madrid - España